Desbandada en el PT refleja la crisis de credibilidad del liderazgo de Wences Real
Desbandada en el PT refleja la crisis de credibilidad del liderazgo de Wences Real

Ing1

El conocido “diputado cubetas” se defiende rodeado de un grupo de incondicionales

De Populista, demagogo y corrupto ha sido señalado por sus detractores.| 28 de noviembre de 2016| La desbandada en el círculo cercano del diputado Victoriano Wences Real es un hecho que aunado a los señalamientos de enriquecimiento que se le achacan podrían ser las primeras señales de que su proyecto político está haciendo agua o por lo menos enfrenta la mayor de las crisis ya de frente al 2018.


 

 Veamos los señalamientos de cacicazgo al interior del Partido del Trabajo representan un cisma político en donde está en disputa el control de esta membresía que luego del proceso electoral pasado casi desaparece del panorama político nacional y fue obligada a plegarse a ser un partido satélite del PRI como Nueva Alianza o el más evidente Partido Verde.

 

Sin embargo en su pragmatismo político Anaya maniobro para permanecer adherido a la ubre y así negociar sus posicionamientos a favor del poder que ejerce monopólicamente el Partido Revolucionario Institucional y sus aliados lacayos como el PT.

 

Este nuevo escándalo tomo desprevenido al diputado, pues esperaba un total y pleno repliegue a su pretensión de tomar en sus manos el manejo de este membrete en la entidad para lo cual tenía que desplazar a Fredy Guevara Castro, a quien el mismo había acomodado previamente en dicha posición.

 

Pero le crecieron los enanos y estos ahora pretenden manejar el circo político provocando que se exhiban las corruptelas de Wences Real; a muchos no se les ha olvidado las condiciones en que se realizó la entrega recepción de las finanzas en Tlapa en donde el alcalde sustituto Isaías Rojas Ramírez no solo oculto los desfalcos que permitieron el financiamiento de a falta de méritos reales pues se financiaran reconocimientos patito al propio Wences y pareja.

 

El nepotismo galopante que reino en la administración de Wences Real, de verdad que fue notoria al colocar a sus dos hermanos al frente de áreas sensibles, como lo son seguridad pública y la dirección de agua potable.

 

Ríos de dinero callaron a los medios de comunicación y reprimió a quienes le cuestionaron cualquier reproche a su administración.

 

Busco congraciarse con la entonces titular de la SEDESOL federal Rosario Robles Berlanga de la que logro al igual de otra funcionaria federal como lo es Nubia Mayorga de la Comisión para el desarrollo de los pueblos indígenas; importantes apoyos que quedaron en sendos dividendos para  el círculo del poder y la corrupción que encabezo.

 

El cisma que hoy está sacudiendo las siglas de este partido que en algún momento sirviera para que una sociedad harta de priistas de perredistas buscara en este, con desesperación la posibilidad de un gobierno sin los vicios y excesos de los que le precedieron, sin embargo no fue así, el de Wences Real, fue un gobierno en donde los escándalos por amantes y confrontaciones estuvo al orden del día y mantuvo ocupado el morbo social.

 

La egolatría le convirtió a Wences Real en un autócrata que desde la hipocresía política no solo replico sino que supero el control del cabildo a través de incrementos en sus salarios como llave de corrupción y perversidad política.

 

Es cierto que hay libelos y alguno que otro despistado que se considera adalid de la verdad y que defienden sin más argumento que el lamer la bota de su patrón; al que pretenden dar una imagen de impoluto cuando la realidad que el pueblo de Tlapa conoce es la de un comerciante jodido hoy convertido a potentado.

 

De un político que a utilizado el nombre de testaferros que le han limpiado la cara de lo que no puede justificar con el salario que devengara pues nadie se tragó el hecho de que el llamado Rancho de monta de toros llamado los Reales de Coyuca; no fuera suyo.

 

Para nadie es ajeno los hechos de violencia registrados en Tlapa estos últimos acontecimientos han desatado una sicosis, entre los empresarios del corazón de la Montaña en donde el tema de la seguridad es algo sumamente relevante y es que el horno no está para bollos.

 

Resulta que la relativa tranquilidad en la que se ha vivido en los últimos meses estaría al borde de irse al carajo toda vez de que temas como las narco ejecuciones han llegado hasta el patio de la casa de los tlapanecos y esto aunado a las denuncias de secuestros y levantones; solo deja la seguridad de que nos encontramos en medio de una guerra;  que si no es atendida, pronto devastara la tranquilidad de estos lares.

 

Hay señalamientos en contra del ahora diputado federal,  de quien se dice que habría desviado recursos federales destinados a la instalación de equipamiento de seguridad pública municipal, como son cámaras de circuito cerrado en la ciudad;  cuando actuó como alcalde de Tlapa; desviando el recurso para la construcción de módulos de seguridad como el que se construyó y llevo la crecida del rio Tlapaneco en Atlamajac.

O el que permanece abandonado en la comunidad de Chiepetlan.

 

Lo cierto es que desde el periodo del alcalde prófugo Wili Reyes Ramos, la autoridad federal a través del SUBSEMUN, estableció un recurso para la instalación de cámaras de seguridad en puntos estratégicos de la ciudad a efecto de brindar una logística de primer nivel que permitiría un combate más efectivo del desplazamiento de grupos criminales, que se pudiera registrar aquí en Tlapa.

 

Al ahora diputado federal Victoriano Wences Real, le toco la partida millonaria para concretar dicho proyecto; sin embargo sus razones tendrían para desviarlo a otros menesteres y es que desde hace algún tiempo todo parece complicársele al político petista. Pues le acaba de reventar en la cara la renuncia de un grueso de militantes y simpatizantes del PT, quienes lo han señalado de algo que es muy público.

 

La soberbia que le caracteriza y que le impide reconocer sus yerros y que transforma en enemigos a sus críticos; el nepotismo grosero que le distingue al haber mantenido en nómina a familiares como sus hermanos y la perdida de piso que le hizo gastar cantidades millonarias en “Premios y reconocimientos patitos” para él y su mujer, quien a la postre pretendió convertir en su sucesora demostrando con ello que aparte de represor. La democracia que tanto ha pregonado le mueve, solo cuando le conviene.

 

Ricardo González Rodríguez

Columnista y analista político

 

 
Banner
Banner

Banner